Ladrón intentó robar una peluquería y dueña lo violó por dos días

Viktor ha sido protagonista de una horrible historia. Este hombre de 32 años intentó robar una peluquería ubicada en la región rusa de Kaluga, pero nunca imaginó vivir este drama.

Cuando estaba a punto de robar algunas cosas del local, apareció Olga, la dueña del local, de 28 años, que de un golpe lo tiró al piso. Ella lo maniató con el cable de la secadora de pelo, lo amordazó y se lo llevó al fondo del local, donde lo mantuvo secuestrado durante dos días.

Después de esposarlo y obligarlo a tomar viagra, el ladrón fue utilizado por la apasionada mujer como esclavo sexual por 48 horas. Después de dos días, la mujer lo liberó, inmediatamente el ladrón fue a la comisaría para  denunciar la violación y luego de exámenes médicos se comprobó las lesiones en su miembro viril.

Un ladrón intentó asaltar un comercio dedicado a la estética en Kaluga, Rusia, y su dueña lo dejó inconsciente de un golpe, acto seguido lo secuestró y violó durante 48 horas.

La protagonista de esta historia es Olga, una joven de 28 años, que, según ella mismo lo afirmó, estaba harta de los robos. En muy poco tiempo, la habían asaltado tres veces en su comercio. Si bien las autoridades locales habían intervenido llevándose a los maleantes, luego los soltaron sin ningún castigo.

La semana pasada, el intento de robo de Viktor, un joven de 32 años, fue la gota que rebalsó el vaso.
Viktor irrumpió en el negocio donde trabajaba Olga. Se abalanzó sobre ella y le exigió el efectivo de la caja registradora. Cansada de los robos, en lugar de ceder, decidió golpear con una planchita de pelo profesional al ladrón, al que dejó inconsciente.

Mientras sus clientes miraban sorprendidos, ella le ató los pies con el cable de un secador. Le dijo a los testigos que rápidamente llamaría a las autoridades para que se lo lleven a la cárcel. Pero eso no fue lo que hizo.
Olga arrastró a Vikctor hacia el sótano, lo dejó atado y, durante 48 horas, le dio pastillas de viagra y lo obligó a tener relaciones sexuales con ella. Luego lo dejó libre.

Horas mas tarde, Olga fue a la comisaría para hacer la denuncia del intento de robo. Pero se encontró con una inesperada sorpresa: el ladrón la había denunciado por secuestro y violación.
Olga, se defendió argumentando que, si bien durante dos días había sometido sexualmente al hombre, luego le había dado 1000 rublos (26 dólares aproximadamente), le había regalado alimento, bebida y un pantalón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *